El 1° de febrero cumplimos 125 años, hagamos un breve repaso por nuestra historia.

Nuestro 125 Aniversario llega en el marco de un contexto muy difícil y eso nos recuerda un poco a cómo nacimos:

El 1° de Febrero conmemoramos 125 años desde nuestra fundación, 125 años que a su vez, marcan un crecimiento exponencial de Rosario. La singular historia de la fundación del Banco Municipal de Préstamos y Caja de Ahorros, nombre con el que vimos la luz, está íntimamente ligada a valores que se impondrán luego, con el devenir de los tiempos y hasta la actualidad, como una marca indeleble de la ciudad: la sensibilidad y la solidaridad.

Un primer momento a destacar fue en el año 1862 con la sanción de la ordenanza nº 27 sobre el establecimiento de “Montepíos”. Se trató de la ordenanza más antigua de la Municipalidad, que instituyó la modalidad de banco de préstamos. Su sanción fue fundamental para erradicar los centros de usura que aquejaban a los sectores más vulnerables de la población. De esta forma, nuestra fundación en 1896 tuvo un carácter social que hoy en día mantenemos acompañando a la ciudad, tras 125 años de ese primer voto de confianza.

Inicialmente nos ubicamos en calle San Juan 755/63, bajo el nombre “Banco Municipal de Préstamos y Caja de Ahorros” efectuándose cinco operaciones pignoraticias y cuatro depósitos en Caja de Ahorros. Años más tarde, en 1909 inauguramos nuestro local en calle Sarmiento 1350, donde se ubicaría más tarde nuestra Casa Central. Allí funcionamos hasta el año 1980 dado que el edificio pertenece al Ministerio de Defensa que en ese entonces volvió a hacer uso del mismo. Es importante resaltar que, el 21 de mayo de 1940, el Intendente Municipal dispuso la Ordenanza n° 31, bajo la cual pasamos a llamarnos “Banco Municipal de Rosario”.

Ya más cerca en el tiempo, el 21 de noviembre de 1986, inauguramos nuestra actual Casa Central en calle San Martín 730. Con el correr del tiempo nos comenzamos a expandir abriendo nuevas sucursales por la ciudad y también llegamos a localidades vecinas como San Lorenzo y Santa Fe. Nos adaptamos a los fuertes avances tecnológicos de la época instalando cajeros automáticos incluso en zonas y localidades donde antes no había. Además, desarrollamos nuestros canales electrónicos y comenzamos a ofrecer tarjetas de crédito para acercar a nuestros clientes a esos que más necesitaban. Y siempre lo hicimos con un objetivo claro, sumar funciones para poder ser el Banco que la ciudad necesita.

Otro hecho que nos permitió profundizar nuestro crecimiento se produjo en octubre de 2009. Fue entonces cuando incorporamos la administración y gestión de los depósitos judiciales provenientes de los Tribunales ordinarios de la ciudad de Rosario. Se trató de una importante suma de fondos que nos permitió, hasta el día de hoy, promover políticas financieras con el objetivo de favorecer y acompañar el crecimiento de personas y empresas de la región.

Tras 125 años, nuestra prioridad radica en mantener ese rol social que nos dio origen, potenciando el crecimiento de tanto personas como empresas, a través de los productos y servicios que ofrecemos.